Salmos Libro III
73
74
75
76
77
78
79
80
81
82
83
84
85
86
87
88
89
Capitulo 73
1 - Ciertamente es bueno Dios para con Israel,
Para con los limpios de corazón.
2 - En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
Por poco resbalaron mis pasos.
3 - Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos.
4 - Porque no tienen congojas por su muerte,
Pues su vigor está entero.
5 - No pasan trabajos como los otros mortales,
Ni son azotados como los demás hombres.
6 - Por tanto, la soberbia los corona;
Se cubren de vestido de violencia.
7 - Los ojos se les saltan de gordura;
Logran con creces los antojos del corazón.
8 - Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia;
Hablan con altanería.
9 - Ponen su boca contra el cielo,
Y su lengua pasea la tierra.
10 - Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí,
Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.
11 - Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
12 - He aquí estos impíos,
Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas.
13 - Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
Y lavado mis manos en inocencia;
14 - Pues he sido azotado todo el día,
Y castigado todas las mañanas.
15 - Si dijera yo: Hablaré como ellos,
He aquí, a la generación de tus hijos engañaría.
16 - Cuando pensé para saber esto,
Fue duro trabajo para mí,
17 - Hasta que entrando en el santuario de Dios,
Comprendí el fin de ellos.
18 - Ciertamente los has puesto en deslizaderos;
En asolamientos los harás caer.
19 - ¡Cómo han sido asolados de repente!
Perecieron, se consumieron de terrores.
20 - Como sueño del que despierta,
Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia.
21 - Se llenó de amargura mi alma,
Y en mi corazón sentía punzadas.
22 - Tan torpe era yo, que no entendía;
Era como una bestia delante de ti.
23 - Con todo, yo siempre estuve contigo;
Me tomaste de la mano derecha.
24 - Me has guiado según tu consejo,
Y después me recibirás en gloria.
25 - ¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?
Y fuera de ti nada deseo en la tierra.
26 - Mi carne y mi corazón desfallecen;
Mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre.
27 - Porque he aquí, los que se alejan de ti perecerán;
Tú destruirás a todo aquel que de ti se aparta.
28 - Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;
He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
Para contar todas tus obras.
Capitulo 74
1 - ¿Por qué, oh Dios, nos has desechado para siempre?
¿Por qué se ha encendido tu furor contra las ovejas de tu prado?
2 - Acuérdate de tu congregación, la que adquiriste desde tiempos antiguos,
La que redimiste para hacerla la tribu de tu herencia;
Este monte de Sion, donde has habitado.
3 - Dirige tus pasos a los asolamientos eternos,
A todo el mal que el enemigo ha hecho en el santuario.
4 - Tus enemigos vociferan en medio de tus asambleas;
Han puesto sus divisas por señales.
5 - Se parecen a los que levantan
El hacha en medio de tupido bosque.
6 - Y ahora con hachas y martillos
Han quebrado todas sus entalladuras.
7 - Han puesto a fuego tu santuario,
Han profanado el tabernáculo de tu nombre, echándolo a tierra.
8 - Dijeron en su corazón: Destruyámoslos de una vez;
Han quemado todas las sinagogas de Dios en la tierra.
9 - No vemos ya nuestras señales;
No hay más profeta,
Ni entre nosotros hay quien sepa hasta cuándo.
10 - ¿Hasta cuándo, oh Dios, nos afrentará el angustiador?
¿Ha de blasfemar el enemigo perpetuamente tu nombre?
11 - ¿Por qué retraes tu mano?
¿Por qué escondes tu diestra en tu seno?
12 - Pero Dios es mi rey desde tiempo antiguo;
El que obra salvación en medio de la tierra.
13 - Dividiste el mar con tu poder;
Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.
14 - Magullaste las cabezas del leviatán,
Y lo diste por comida a los moradores del desierto.
15 - Abriste la fuente y el río;
Secaste ríos impetuosos.
16 - Tuyo es el día, tuya también es la noche;
Tú estableciste la luna y el sol.
17 - Tú fijaste todos los términos de la tierra;
El verano y el invierno tú los formaste.
18 - Acuérdate de esto: que el enemigo ha afrentado a Jehová,
Y pueblo insensato ha blasfemado tu nombre.
19 - No entregues a las fieras el alma de tu tórtola,
Y no olvides para siempre la congregación de tus afligidos.
20 - Mira al pacto,
Porque los lugares tenebrosos de la tierra están llenos de habitaciones de violencia.
21 - No vuelva avergonzado el abatido;
El afligido y el menesteroso alabarán tu nombre.
22 - Levántate, oh Dios, aboga tu causa;
Acuérdate de cómo el insensato te injuria cada día.
23 - No olvides las voces de tus enemigos;
El alboroto de los que se levantan contra ti sube continuamente.
Capitulo 75
1 - Gracias te damos, oh Dios, gracias te damos,
Pues cercano está tu nombre;
Los hombres cuentan tus maravillas.
2 - Al tiempo que señalaré
Yo juzgaré rectamente.
3 - Se arruinaban la tierra y sus moradores;
Yo sostengo sus columnas. Selah
4 - Dije a los insensatos: No os infatuéis;
Y a los impíos: No os enorgullezcáis;
5 - No hagáis alarde de vuestro poder;
No habléis con cerviz erguida.
6 - Porque ni de oriente ni de occidente,
Ni del desierto viene el enaltecimiento.
7 - Mas Dios es el juez;
A éste humilla, y a aquél enaltece.
8 - Porque el cáliz está en la mano de Jehová, y el vino está fermentado,
Lleno de mistura; y él derrama del mismo;
Hasta el fondo lo apurarán, y lo beberán todos los impíos de la tierra.
9 - Pero yo siempre anunciaré
Y cantaré alabanzas al Dios de Jacob.
10 - Quebrantaré todo el poderío de los pecadores,
Pero el poder del justo será exaltado.
Capitulo 76
1 - Dios es conocido en Judá;
En Israel es grande su nombre.
2 - En Salem está su tabernáculo,
Y su habitación en Sion.
3 - Allí quebró las saetas del arco,
El escudo, la espada y las armas de guerra. Selah
4 - Glorioso eres tú, poderoso más que los montes de caza.
5 - Los fuertes de corazón fueron despojados, durmieron su sueño;
No hizo uso de sus manos ninguno de los varones fuertes.
6 - A tu reprensión, oh Dios de Jacob,
El carro y el caballo fueron entorpecidos.
7 - Tú, temible eres tú;
¿Y quién podrá estar en pie delante de ti cuando se encienda tu ira?
8 - Desde los cielos hiciste oír juicio;
La tierra tuvo temor y quedó suspensa
9 - Cuando te levantaste, oh Dios, para juzgar,
Para salvar a todos los mansos de la tierra. Selah
10 - Ciertamente la ira del hombre te alabará;
Tú reprimirás el resto de las iras.
11 - Prometed, y pagad a Jehová vuestro Dios;
Todos los que están alrededor de él, traigan ofrendas al Temible.
12 - Cortará él el espíritu de los príncipes;
Temible es a los reyes de la tierra.
Capitulo 77
1 - Con mi voz clamé a Dios,
A Dios clamé, y él me escuchará.
2 - Al Señor busqué en el día de mi angustia;
Alzaba a él mis manos de noche, sin descanso;
Mi alma rehusaba consuelo.
3 - Me acordaba de Dios, y me conmovía;
Me quejaba, y desmayaba mi espíritu. Selah
4 - No me dejabas pegar los ojos;
Estaba yo quebrantado, y no hablaba.
5 - Consideraba los días desde el principio,
Los años de los siglos.
6 - Me acordaba de mis cánticos de noche;
Meditaba en mi corazón,
Y mi espíritu inquiría:
7 - ¿Desechará el Señor para siempre,
Y no volverá más a sernos propicio?
8 - ¿Ha cesado para siempre su misericordia?
¿Se ha acabado perpetuamente su promesa?
9 - ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia?
¿Ha encerrado con ira sus piedades? Selah
10 - Dije: Enfermedad mía es esta;
Traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo.
11 - Me acordaré de las obras de JAH;
Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas.
12 - Meditaré en todas tus obras,
Y hablaré de tus hechos.
13 - Oh Dios, santo es tu camino;
¿Qué dios es grande como nuestro Dios?
14 - Tú eres el Dios que hace maravillas;
Hiciste notorio en los pueblos tu poder.
15 - Con tu brazo redimiste a tu pueblo,
A los hijos de Jacob y de José. Selah
16 - Te vieron las aguas, oh Dios;
Las aguas te vieron, y temieron;
Los abismos también se estremecieron.
17 - Las nubes echaron inundaciones de aguas;
Tronaron los cielos,
Y discurrieron tus rayos.
18 - La voz de tu trueno estaba en el torbellino;
Tus relámpagos alumbraron el mundo;
Se estremeció y tembló la tierra.
19 - En el mar fue tu camino,
Y tus sendas en las muchas aguas;
Y tus pisadas no fueron conocidas.
20 - Condujiste a tu pueblo como ovejas
Por mano de Moisés y de Aarón.
Capitulo 78
1 - Escucha, pueblo mío, mi ley;
Inclinad vuestro oído a las palabras de mi boca.
2 - Abriré mi boca en proverbios;
Hablaré cosas escondidas desde tiempos antiguos,
3 - Las cuales hemos oído y entendido;
Que nuestros padres nos las contaron.
4 - No las encubriremos a sus hijos,
Contando a la generación venidera las alabanzas de Jehová,
Y su potencia, y las maravillas que hizo.
5 - El estableció testimonio en Jacob,
Y puso ley en Israel,
La cual mandó a nuestros padres
Que la notificasen a sus hijos;
6 - Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán;
Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos,
7 - A fin de que pongan en Dios su confianza,
Y no se olviden de las obras de Dios;
Que guarden sus mandamientos,
8 - Y no sean como sus padres,
Generación contumaz y rebelde;
Generación que no dispuso su corazón,
Ni fue fiel para con Dios su espíritu.
9 - Los hijos de Efraín, arqueros armados,
Volvieron las espaldas en el día de la batalla.
10 - No guardaron el pacto de Dios,
Ni quisieron andar en su ley;
11 - Sino que se olvidaron de sus obras,
Y de sus maravillas que les había mostrado.
12 - Delante de sus padres hizo maravillas
En la tierra de Egipto,
en el campo de Zoán.
13 - Dividió el mar y los hizo pasar;
Detuvo las aguas como en un montón.
14 - Les guió de día con nube,
Y toda la noche con resplandor de fuego.
15 - Hendió las peñas en el desierto,
Y les dio a beber como de grandes abismos,
16 - Pues sacó de la peña corrientes,
E hizo descender aguas como ríos.
17 - Pero aún volvieron a pecar contra él,
Rebelándose contra el Altísimo en el desierto;
18 - Pues tentaron a Dios en su corazón,
Pidiendo comida a su gusto.
19 - Y hablaron contra Dios,
Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?
20 - He aquí ha herido la peña, y brotaron aguas,
Y torrentes inundaron la tierra;
¿Podrá dar también pan?
¿Dispondrá carne para su pueblo?
21 - Por tanto, oyó Jehová, y se indignó;
Se encendió el fuego contra Jacob,
Y el furor subió también contra Israel,
22 - Por cuanto no habían creído a Dios,
Ni habían confiado en su salvación.
23 - Sin embargo, mandó a las nubes de arriba,
Y abrió las puertas de los cielos,
24 - E hizo llover sobre ellos maná para que comiesen,
Y les dio trigo de los cielos.
25 - Pan de nobles comió el hombre;
Les envió comida hasta saciarles.
26 - Movió el solano en el cielo,
Y trajo con su poder el viento sur,
27 - E hizo llover sobre ellos carne como polvo,
Como arena del mar, aves que vuelan.
28 - Las hizo caer en medio del campamento,
Alrededor de sus tiendas.
29 - Comieron, y se saciaron;
Les cumplió, pues, su deseo.
30 - No habían quitado de sí su anhelo,
Aún estaba la comida en su boca,
31 - Cuando vino sobre ellos el furor de Dios,
E hizo morir a los más robustos de ellos,
Y derribó a los escogidos de Israel.
32 - Con todo esto, pecaron aún,
Y no dieron crédito a sus maravillas.
33 - Por tanto, consumió sus días en vanidad,
Y sus años en tribulación.
34 - Si los hacía morir, entonces buscaban a Dios;
Entonces se volvían solícitos en busca suya,
35 - Y se acordaban de que Dios era su refugio,
Y el Dios Altísimo su redentor.
36 - Pero le lisonjeaban con su boca,
Y con su lengua le mentían;
37 - Pues sus corazones no eran rectos con él,
Ni estuvieron firmes en su pacto.
38 - Pero él, misericordioso, perdonaba la maldad, y no los destruía;
Y apartó muchas veces su ira,
Y no despertó todo su enojo.
39 - Se acordó de que eran carne,
Soplo que va y no vuelve.
40 - ¡Cuántas veces se rebelaron contra él en el desierto,
Lo enojaron en el yermo!
41 - Y volvían, y tentaban a Dios,
Y provocaban al Santo de Israel.
42 - No se acordaron de su mano,
Del día que los redimió de la angustia;
43 - Cuando puso en Egipto sus señales,
Y sus maravillas en el campo de Zoán;
44 - Y volvió sus ríos en sangre,
Y sus corrientes, para que no bebiesen.
45 - Envió entre ellos enjambres de moscas
que los devoraban,
Y ranas
que los destruían.
46 - Dio también a la oruga sus frutos,
Y sus labores a la langosta.
47 - Sus viñas destruyó con granizo,
Y sus higuerales con escarcha;
48 - Entregó al pedrisco sus bestias,
Y sus ganados a los rayos.
49 - Envió sobre ellos el ardor de su ira;
Enojo, indignación y angustia,
Un ejército de ángeles destructores.
50 - Dispuso camino a su furor;
No eximió la vida de ellos de la muerte,
Sino que entregó su vida a la mortandad.
51 - Hizo morir a todo primogénito en Egipto,
Las primicias de su fuerza en las tiendas de Cam.
52 - Hizo salir a su pueblo como ovejas,
Y los llevó por el desierto como un rebaño.
53 - Los guió con seguridad, de modo que no tuvieran temor;
Y el mar cubrió a sus enemigos.
54 - Los trajo después a las fronteras de su tierra santa,
A este monte que ganó su mano derecha.
55 - Echó las naciones de delante de ellos;
Con cuerdas repartió sus tierras en heredad,
E hizo habitar en sus moradas a las tribus de Israel.
56 - Pero ellos tentaron y enojaron al Dios Altísimo,
Y no guardaron sus testimonios;
57 - Sino que se volvieron y se rebelaron como sus padres;
Se volvieron como arco engañoso.
58 - Le enojaron con sus lugares altos,
Y le provocaron a celo con sus imágenes de talla.
59 - Lo oyó Dios y se enojó,
Y en gran manera aborreció a Israel.
60 - Dejó, por tanto, el tabernáculo de Silo,
La tienda en que habitó entre los hombres,
61 - Y entregó a cautiverio su poderío,
Y su gloria en mano del enemigo.
62 - Entregó también su pueblo a la espada,
Y se irritó contra su heredad.
63 - El fuego devoró a sus jóvenes,
Y sus vírgenes no fueron loadas en cantos nupciales.
64 - Sus sacerdotes cayeron a espada,
Y sus viudas no hicieron lamentación.
65 - Entonces despertó el Señor como quien duerme,
Como un valiente que grita excitado del vino,
66 - E hirió a sus enemigos por detrás;
Les dio perpetua afrenta.
67 - Desechó la tienda de José,
Y no escogió la tribu de Efraín,
68 - Sino que escogió la tribu de Judá,
El monte de Sion, al cual amó.
69 - Edificó su santuario a manera de eminencia,
Como la tierra que cimentó para siempre.
70 - Eligió a David su siervo,
Y lo tomó de las majadas de las ovejas;
71 - De tras las paridas lo trajo,
Para que apacentase a Jacob su pueblo,
Y a Israel su heredad.
72 - Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón,
Los pastoreó con la pericia de sus manos.
Capitulo 79
1 - Oh Dios, vinieron las naciones a tu heredad;
Han profanado tu santo templo;
Redujeron a Jerusalén a escombros.
2 - Dieron los cuerpos de tus siervos por comida a las aves de los cielos,
La carne de tus santos a las bestias de la tierra.
3 - Derramaron su sangre como agua en los alrededores de Jerusalén,
Y no hubo quien los enterrase.
4 - Somos afrentados de nuestros vecinos,
Escarnecidos y burlados de los que están en nuestros alrededores.
5 - ¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Estarás airado para siempre?
¿Arderá como fuego tu celo?
6 - Derrama tu ira sobre las naciones que no te conocen,
Y sobre los reinos que no invocan tu nombre.
7 - Porque han consumido a Jacob,
Y su morada han asolado.
8 - No recuerdes contra nosotros las iniquidades de nuestros antepasados;
Vengan pronto tus misericordias a encontrarnos,
Porque estamos muy abatidos.
9 - Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre;
Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre.
10 - Porque dirán las gentes: ¿Dónde está su Dios?
Sea notoria en las gentes, delante de nuestros ojos,
La venganza de la sangre de tus siervos que fue derramada.
11 - Llegue delante de ti el gemido de los presos;
Conforme a la grandeza de tu brazo preserva a los sentenciados a muerte,
12 - Y devuelve a nuestros vecinos en su seno siete tantos
De su infamia, con que te han deshonrado, oh Jehová.
13 - Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado,
Te alabaremos para siempre;
De generación en generación cantaremos tus alabanzas.
Capitulo 80
1 - Oh Pastor de Israel, escucha;
Tú que pastoreas como a ovejas a José,
Que estás entre querubines,
resplandece.
2 - Despierta tu poder delante de Efraín, de Benjamín y de Manasés,
Y ven a salvarnos.
3 - Oh Dios, restáuranos;
Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.
4 - Jehová, Dios de los ejércitos,
¿Hasta cuándo mostrarás tu indignación contra la oración de tu pueblo?
5 - Les diste a comer pan de lágrimas,
Y a beber lágrimas en gran abundancia.
6 - Nos pusiste por escarnio a nuestros vecinos,
Y nuestros enemigos se burlan entre sí.
7 - Oh Dios de los ejércitos, restáuranos;
Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.
8 - Hiciste venir una vid de Egipto;
Echaste las naciones, y la plantaste.
9 - Limpiaste sitio delante de ella,
E hiciste arraigar sus raíces, y llenó la tierra.
10 - Los montes fueron cubiertos de su sombra,
Y con sus sarmientos los cedros de Dios.
11 - Extendió sus vástagos hasta el mar,
Y hasta el río sus renuevos.
12 - ¿Por qué aportillaste sus vallados,
Y la vendimian todos los que pasan por el camino?
13 - La destroza el puerco montés,
Y la bestia del campo la devora.
14 - Oh Dios de los ejércitos, vuelve ahora;
Mira desde el cielo, y considera, y visita esta viña,
15 - La planta que plantó tu diestra,
Y el renuevo que para ti afirmaste.
16 - Quemada a fuego está, asolada;
Perezcan por la reprensión de tu rostro.
17 - Sea tu mano sobre el varón de tu diestra,
Sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste.
18 - Así no nos apartaremos de ti;
Vida nos darás, e invocaremos tu nombre.
19 - ¡Oh Jehová, Dios de los ejércitos, restáuranos!
Haz resplandecer tu rostro, y seremos salvos.
Capitulo 81
1 - Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra;
Al Dios de Jacob aclamad con júbilo.
2 - Entonad canción, y tañed el pandero,
El arpa deliciosa y el salterio.
3 - Tocad la trompeta en la nueva luna,
En el día señalado, en el día de nuestra fiesta solemne.
4 - Porque estatuto es de Israel,
Ordenanza del Dios de Jacob.
5 - Lo constituyó como testimonio en José
Cuando salió por la tierra de Egipto.
Oí lenguaje que no entendía;
6 - Aparté su hombro de debajo de la carga;
Sus manos fueron descargadas de los cestos.
7 - En la calamidad clamaste, y yo te libré;
Te respondí en lo secreto del trueno;
Te probé junto a las aguas de Meriba.
Selah
8 - Oye, pueblo mío, y te amonestaré.
Israel, si me oyeres,
9 - No habrá en ti dios ajeno,
Ni te inclinarás a dios extraño.
10 - Yo soy Jehová tu Dios,
Que te hice subir de la tierra de Egipto;
Abre tu boca, y yo la llenaré.
11 - Pero mi pueblo no oyó mi voz,
E Israel no me quiso a mí.
12 - Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;
Caminaron en sus propios consejos.
13 - ¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo,
Si en mis caminos hubiera andado Israel!
14 - En un momento habría yo derribado a sus enemigos,
Y vuelto mi mano contra sus adversarios.
15 - Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido,
Y el tiempo de ellos sería para siempre.
16 - Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo,
Y con miel de la peña les saciaría.
Capitulo 82
1 - Dios está en la reunión de los dioses;
En medio de los dioses juzga.
2 - ¿Hasta cuándo juzgaréis injustamente,
Y aceptaréis las personas de los impíos? Selah
3 - Defended al débil y al huérfano;
Haced justicia al afligido y al menesteroso.
4 - Librad al afligido y al necesitado;
Libradlo de mano de los impíos.
5 - No saben, no entienden,
Andan en tinieblas;
Tiemblan todos los cimientos de la tierra.
6 - Yo dije: Vosotros sois dioses,
Y todos vosotros hijos del Altísimo;
7 - Pero como hombres moriréis,
Y como cualquiera de los príncipes caeréis.
8 - Levántate, oh Dios, juzga la tierra;
Porque tú heredarás todas las naciones.
Capitulo 83
1 - Oh Dios, no guardes silencio;
No calles, oh Dios, ni te estés quieto.
2 - Porque he aquí que rugen tus enemigos,
Y los que te aborrecen alzan cabeza.
3 - Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente,
Y han entrado en consejo contra tus protegidos.
4 - Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación,
Y no haya más memoria del nombre de Israel.
5 - Porque se confabulan de corazón a una,
Contra ti han hecho alianza
6 - Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas,
Moab y los agarenos;
7 - Gebal, Amón y Amalec,
Los filisteos y los habitantes de Tiro.
8 - También el asirio se ha juntado con ellos;
Sirven de brazo a los hijos de Lot. Selah
9 - Hazles como a Madián,
Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón;
10 - Que perecieron en Endor,
Fueron hechos como estiércol para la tierra.
11 - Pon a sus capitanes como a Oreb y a Zeeb;
Como a Zeba y a Zalmuna
a todos sus príncipes,
12 - Que han dicho: Heredemos para nosotros
Las moradas de Dios.
13 - Dios mío, ponlos como torbellinos,
Como hojarascas delante del viento,
14 - Como fuego que quema el monte,
Como llama que abrasa el bosque.
15 - Persíguelos así con tu tempestad,
Y atérralos con tu torbellino.
16 - Llena sus rostros de vergüenza,
Y busquen tu nombre, oh Jehová.
17 - Sean afrentados y turbados para siempre;
Sean deshonrados, y perezcan.
18 - Y conozcan que tu nombre es Jehová;
Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.
Capitulo 84
1 - ¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehová de los ejércitos!
2 - Anhela mi alma y aun ardientemente desea los atrios de Jehová;
Mi corazón y mi carne cantan al Dios vivo.
3 - Aun el gorrión halla casa,
Y la golondrina nido para sí, donde ponga sus polluelos,
Cerca de tus altares, oh Jehová de los ejércitos,
Rey mío, y Dios mío.
4 - Bienaventurados los que habitan en tu casa;
Perpetuamente te alabarán. Selah
5 - Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
En cuyo corazón están tus caminos.
6 - Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente,
Cuando la lluvia llena los estanques.
7 - Irán de poder en poder;
Verán a Dios en Sion.
8 - Jehová Dios de los ejércitos, oye mi oración;
Escucha, oh Dios de Jacob. Selah
9 - Mira, oh Dios, escudo nuestro,
Y pon los ojos en el rostro de tu ungido.
10 - Porque mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos.
Escogería antes estar a la puerta de la casa de mi Dios,
Que habitar en las moradas de maldad.
11 - Porque sol y escudo es Jehová Dios;
Gracia y gloria dará Jehová.
No quitará el bien a los que andan en integridad.
12 - Jehová de los ejércitos,
Dichoso el hombre que en ti confía.
Capitulo 85
1 - Fuiste propicio a tu tierra, oh Jehová;
Volviste la cautividad de Jacob.
2 - Perdonaste la iniquidad de tu pueblo;
Todos los pecados de ellos cubriste. Selah
3 - Reprimiste todo tu enojo;
Te apartaste del ardor de tu ira.
4 - Restáuranos, oh Dios de nuestra salvación,
Y haz cesar tu ira de sobre nosotros.
5 - ¿Estarás enojado contra nosotros para siempre?
¿Extenderás tu ira de generación en generación?
6 - ¿No volverás a darnos vida,
Para que tu pueblo se regocije en ti?
7 - Muéstranos, oh Jehová, tu misericordia,
Y danos tu salvación.
8 - Escucharé lo que hablará Jehová Dios;
Porque hablará paz a su pueblo y a sus santos,
Para que no se vuelvan a la locura.
9 - Ciertamente cercana está su salvación a los que le temen,
Para que habite la gloria en nuestra tierra.
10 - La misericordia y la verdad se encontraron;
La justicia y la paz se besaron.
11 - La verdad brotará de la tierra,
Y la justicia mirará desde los cielos.
12 - Jehová dará también el bien,
Y nuestra tierra dará su fruto.
13 - La justicia irá delante de él,
Y sus pasos nos pondrá por camino.
Capitulo 86
1 - Inclina, oh Jehová, tu oído, y escúchame,
Porque estoy afligido y menesteroso.
2 - Guarda mi alma, porque soy piadoso;
Salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía.
3 - Ten misericordia de mí, oh Jehová;
Porque a ti clamo todo el día.
4 - Alegra el alma de tu siervo,
Porque a ti, oh Señor, levanto mi alma.
5 - Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador,
Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.
6 - Escucha, oh Jehová, mi oración,
Y está atento a la voz de mis ruegos.
7 - En el día de mi angustia te llamaré,
Porque tú me respondes.
8 - Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses,
Ni obras que igualen tus obras.
9 - Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor,
Y glorificarán tu nombre.
10 - Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas;
Sólo tú eres Dios.
11 - Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.
12 - Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón,
Y glorificaré tu nombre para siempre.
13 - Porque tu misericordia es grande para conmigo,
Y has librado mi alma de las profundidades del Seol.
14 - Oh Dios, los soberbios se levantaron contra mí,
Y conspiración de violentos ha buscado mi vida,
Y no te pusieron delante de sí.
15 - Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente,
Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad,
16 - Mírame, y ten misericordia de mí;
Da tu poder a tu siervo,
Y guarda al hijo de tu sierva.
17 - Haz conmigo señal para bien,
Y véanla los que me aborrecen, y sean avergonzados;
Porque tú, Jehová, me ayudaste y me consolaste.
Capitulo 87
1 - Su cimiento está en el monte santo.
2 - Ama Jehová las puertas de Sion
Más que todas las moradas de Jacob.
3 - Cosas gloriosas se han dicho de ti,
Ciudad de Dios. Selah
4 - Yo me acordaré de Rahab y de Babilonia entre los que me conocen;
He aquí Filistea y Tiro, con Etiopía;
Este nació allá.
5 - Y de Sion se dirá: Este y aquél han nacido en ella,
Y el Altísimo mismo la establecerá.
6 - Jehová contará al inscribir a los pueblos:
Este nació allí. Selah
7 - Y cantores y tañedores en ella dirán:
Todas mis fuentes están en ti.
Capitulo 88
1 - Oh Jehová, Dios de mi salvación,
Día y noche clamo delante de ti.
2 - Llegue mi oración a tu presencia;
Inclina tu oído a mi clamor.
3 - Porque mi alma está hastiada de males,
Y mi vida cercana al Seol.
4 - Soy contado entre los que descienden al sepulcro;
Soy como hombre sin fuerza,
5 - Abandonado entre los muertos,
Como los pasados a espada que yacen en el sepulcro,
De quienes no te acuerdas ya,
Y que fueron arrebatados de tu mano.
6 - Me has puesto en el hoyo profundo,
En tinieblas, en lugares profundos.
7 - Sobre mí reposa tu ira,
Y me has afligido con todas tus ondas. Selah
8 - Has alejado de mí mis conocidos;
Me has puesto por abominación a ellos;
Encerrado estoy, y no puedo salir.
9 - Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción;
Te he llamado, oh Jehová, cada día;
He extendido a ti mis manos.
10 - ¿Manifestarás tus maravillas a los muertos?
¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah
11 - ¿Será contada en el sepulcro tu misericordia,
O tu verdad en el Abadón?
12 - ¿Serán reconocidas en las tinieblas tus maravillas,
Y tu justicia en la tierra del olvido?
13 - Mas yo a ti he clamado, oh Jehová,
Y de mañana mi oración se presentará delante de ti.
14 - ¿Por qué, oh Jehová, desechas mi alma?
¿Por qué escondes de mí tu rostro?
15 - Yo estoy afligido y menesteroso;
Desde la juventud he llevado tus terrores, he estado medroso.
16 - Sobre mí han pasado tus iras,
Y me oprimen tus terrores.
17 - Me han rodeado como aguas continuamente;
A una me han cercado.
18 - Has alejado de mí al amigo y al compañero,
Y a mis conocidos has puesto en tinieblas.
Capitulo 89
1 - Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente;
De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca.
2 - Porque dije: Para siempre será edificada misericordia;
En los cielos mismos afirmarás tu verdad.
3 - Hice pacto con mi escogido;
Juré a David mi siervo, diciendo:
4 - Para siempre confirmaré tu descendencia,
Y edificaré tu trono por todas las generaciones.
Selah
5 - Celebrarán los cielos tus maravillas, oh Jehová,
Tu verdad también en la congregación de los santos.
6 - Porque ¿quién en los cielos se igualará a Jehová?
¿Quién será semejante a Jehová entre los hijos de los potentados?
7 - Dios temible en la gran congregación de los santos,
Y formidable sobre todos cuantos están alrededor de él.
8 - Oh Jehová, Dios de los ejércitos,
¿Quién como tú? Poderoso eres, Jehová,
Y tu fidelidad te rodea.
9 - Tú tienes dominio sobre la braveza del mar;
Cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas.
10 - Tú quebrantaste a Rahab como a herido de muerte;
Con tu brazo poderoso esparciste a tus enemigos.
11 - Tuyos son los cielos, tuya también la tierra;
El mundo y su plenitud, tú lo fundaste.
12 - El norte y el sur, tú los creaste;
El Tabor y el Hermón cantarán en tu nombre.
13 - Tuyo es el brazo potente;
Fuerte es tu mano, exaltada tu diestra.
14 - Justicia y juicio son el cimiento de tu trono;
Misericordia y verdad van delante de tu rostro.
15 - Bienaventurado el pueblo que sabe aclamarte;
Andará, oh Jehová, a la luz de tu rostro.
16 - En tu nombre se alegrará todo el día,
Y en tu justicia será enaltecido.
17 - Porque tú eres la gloria de su potencia,
Y por tu buena voluntad acrecentarás nuestro poder.
18 - Porque Jehová es nuestro escudo,
Y nuestro rey es el Santo de Israel.
19 - Entonces hablaste en visión a tu santo,
Y dijiste: He puesto el socorro sobre uno que es poderoso;
He exaltado a un escogido de mi pueblo.
20 - Hallé a David
mi siervo;
Lo ungí con mi santa unción.
21 - Mi mano estará siempre con él,
Mi brazo también lo fortalecerá.
22 - No lo sorprenderá el enemigo,
Ni hijo de iniquidad lo quebrantará;
23 - Sino que quebrantaré delante de él a sus enemigos,
Y heriré a los que le aborrecen.
24 - Mi verdad y mi misericordia estarán con él,
Y en mi nombre será exaltado su poder.
25 - Asimismo pondré su mano sobre el mar,
Y sobre los ríos su diestra.
26 - El me clamará: Mi padre eres tú,
Mi Dios, y la roca de mi salvación.
27 - Yo también le pondré por primogénito,
El más excelso de los reyes de la tierra.
28 - Para siempre le conservaré mi misericordia,
Y mi pacto será firme con él.
29 - Pondré su descendencia para siempre,
Y su trono como los días de los cielos.
30 - Si dejaren sus hijos mi ley,
Y no anduvieren en mis juicios,
31 - Si profanaren mis estatutos,
Y no guardaren mis mandamientos,
32 - Entonces castigaré con vara su rebelión,
Y con azotes sus iniquidades.
33 - Mas no quitaré de él mi misericordia,
Ni falsearé mi verdad.
34 - No olvidaré mi pacto,
Ni mudaré lo que ha salido de mis labios.
35 - Una vez he jurado por mi santidad,
Y no mentiré a David.
36 - Su descendencia será para siempre,
Y su trono como el sol delante de mí.
37 - Como la luna será firme para siempre,
Y como un testigo fiel en el cielo. Selah
38 - Mas tú desechaste y menospreciaste a tu ungido,
Y te has airado con él.
39 - Rompiste el pacto de tu siervo;
Has profanado su corona hasta la tierra.
40 - Aportillaste todos sus vallados;
Has destruido sus fortalezas.
41 - Lo saquean todos los que pasan por el camino;
Es oprobio a sus vecinos.
42 - Has exaltado la diestra de sus enemigos;
Has alegrado a todos sus adversarios.
43 - Embotaste asimismo el filo de su espada,
Y no lo levantaste en la batalla.
44 - Hiciste cesar su gloria,
Y echaste su trono por tierra.
45 - Has acortado los días de su juventud;
Le has cubierto de afrenta. Selah
46 - ¿Hasta cuándo, oh Jehová? ¿Te esconderás para siempre?
¿Arderá tu ira como el fuego?
47 - Recuerda cuán breve es mi tiempo;
¿Por qué habrás creado en vano a todo hijo de hombre?
48 - ¿Qué hombre vivirá y no verá muerte?
¿Librará su vida del poder del Seol? Selah
49 - Señor, ¿dónde están tus antiguas misericordias,
Que juraste a David por tu verdad?
50 - Señor, acuérdate del oprobio de tus siervos;
Oprobio de muchos pueblos, que llevo en mi seno.
51 - Porque tus enemigos, oh Jehová, han deshonrado,
Porque tus enemigos han deshonrado los pasos de tu ungido.
52 - Bendito sea Jehová para siempre.
Amén, y Amén.